20101203

Malpensada.

with 7 amiguetes que comentan.
Por fin terminé el alkjdsjlajljaldjodido logotipo para la clínica dental, después de dos meses interminables. Eso ocurrió esta mañana, y en el momento en que recibí el ok me puse tan contenta que pensé en salir a desayunar a todo lujo (todo lujo, para el que no esté en crisis, significa café con leche, tostada con mantequilla y zumo de naranja).
Y justo cuando me colgaba el bolso y echaba una última mirada (de malpensada) al correo de trabajo, zas… un email nuevo de los dentistas. No pensé en que quizá era un email para pedirme mi número de cuenta donde ingresar mis honorarios, no… Pensé: A que se les ha ocurrido cambiar otra cosa, otra más. Soy malpensada, sí, pero es porque acierto casi siempre. En el email me pedían que el texto verde de la carta para los pacientes lo hiciera más oscuro.
A ver, no, no, no, NO. Es un verde decidido después de cientos de emails con pruebas, con su pantone, con sus valores RGB y CMYK y lo que os dé la gana. ¿Cambiarlo ahora? ¿Y sólo en la carta? Pero si es el verde corporativo señores, ¿Han visto alguna vez que La Caixa cambie el color de la guardiola? ¿De la moneda? ¿Del fondo? ¿Alguna vez han visto que el logotipo suelto de coca-cola sea amarillo fosforito? ¿Eh? ¿Ehhhe?
A la mierda el desayuno. Un té con leche y gracias. Una tiene sus principios y no he cambiado el verde, pero he aumentado el tamaño de letra de aquel texto verde corporativo que según él “no se lee bien al imprimir”.
Pues compra un cartucho nuevo de tintaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa.
(Perdón por dar voces, pero es que, es que, es queeeee)
(Vale, ya paro).
Le envío la prueba nueva. Me responde: El texto verde ahora es muy grande. Muy observador el caballero. Le mando otra poniendo ese texto en gris (corporativo también), pero que no pega nada porque destaca demasiado. Lo mando. Le encanta. Que lo mande a la imprenta ya.
No lo hago.
Y no lo hago porque no me fío. Soy malpensada y SÉ que algo más va a querer cambiar.
Pienso ¿Y si voy a desayunar igualmente? Y a la vuelta ya veo si me ha pedido alguna modificación más y si no es así (que lo dudo, como buena malpensada), lo mando a la imprenta.
Me cuelgo el bolso, busco los guantes, la bufanda, el forro polar, y  pasamontañas no porque no tengo, y cuando ya estoy forrada (de ropa, obvio, que estoy en crisis) miro de reojo el ordenador. ¿Me miro el correo? ¿Sí? ¿No? No creo que haya mandado ya algún cambio ¿O sí?
Gana la malpensada. Miro el correo. Un email del dentista.
Blasfemo, leo… que si puedo cambiar en las tarjetas el “Dra. Tal y Pascual” por “Dra. Fulanita de Tal”, que es más cercano. Y que si sé de alguien que pueda hacerles la página web.
Me descuelgo el bolso, me quito la bufanda, los guantes, el forro polar y me olvido definitivamente del café con leche, la tostada y el zumo de naranja y la madre que parió a Panete,  y cambio la tarjeta mientras pienso a quién le hago la putada de pasarle la página web.
A mi ex.
No se rían, no, que lo he hecho de buena fe y antes le he avisado de que son MUY plastas.
Así que cuando ya, a eso de la una de la tarde, me iba a poner a hacer algo de comer ya que no había desayunado NADA, recibí un nuevo email del dentista, pensé: Paso, no puedo, voy a echar un Cv para cajera del DIA, no puedo más.
Y en él me decía que muchas gracias, que son conscientes de que han sido muy pesados, y que habían pensado regalarme un blanqueamiento dental para que les perdonara.
Me alegré un segundo, es cierto. Pero luego la malpensada apareció al instante para hacerse dos sabias preguntas… a saber:
¿Significará eso que no me piensan pagar lo acordado y que el pago será el blanqueamiento?
¿Me habrán visto los dientes muy amarillos?
En fin, qué sé yo. Son las tres de la mañana y aún no he mandado nada a la imprenta, porque no me fío. Seguro que mañana tengo siete emails pidiéndome que lo pare todo, que hay que cambiar el anagrama por un dibujo de una muela cariada, o a saber.

7 amiguetes que comentan.:

  1. guille dijo...

    Me acabas de descubrir un nuevo tipo de tortura.
    Me lo apunto para usos futuros.

    En los siguientes proyectos deberias añadir; a partir del cambio 32 la factura aumentara "X" euros pos cambio.

    Aún asi te confesare que los dentistas esos me crean sensaciones contradictorias.
    Por un lado son unos pesados que no saben lo que quieren. Por otro se preocupan de verdad del producto que ofrecen a su publico.

    Naaaaaaaaaaa, definitivamente son unos pesados que no saben lo que quieren.

    Palabra de verificacion (mira que me joden) que me ha tocado: cabroni

  2. L.P dijo...

    Lo que me he reído leyendo tu entrada XDXDXDXD. En el próximo trabajo advierte que a partir del cambio nº tal, se aumenta el coste del diseño.
    Qué manera, es increíble. Y luego vas en en pispas te cobran un pastón por taparte una cariecita de nada. No hay derecho.
    Bue, espero que al menos te pagen pronto y bien.

    Un besín
    L;)

  3. Una que yo me sé dijo...

    ¿Cabroni? Me tomas el pelo.

    Me acaba de dar un ataque de risa XDDD

    Ustedes perdonen por la verificación de palabra, pero es que tengo un spam adherido al blog que me toca las narices cada poco, como los dentistas.

    Ahora hay gente que regala sus proyectos. Yo inflo los pptos pero no cobro los cambios... y así me luce el pelo, chicos XD

    De todos modos es cierto que se preocupan, pero no se dejan asesorar... hasta el punto de que le aviso de algún texto que no está bien escrito o bien puntuado, y como me lo discuten hasta el aburrimiento pues yo me rindo y paso (tengamos en cuenta que son de esos que te mandan emails en mayúsculas para no tener que acentuar).

    En fin. Gajes del oficio. Me ha costado más hacer un logo que un proyecto de 1000 m2.

  4. L.P dijo...

    Bue los que escriben los mails en mayusculas *no acentuo hoy porque no s'e que toqu'e en el telcado que me sale la ' y fijate* y los parentesis al reves y lo que le da la gana. Que el logo tiene que estar la mar de chuli si lo has hecho t'u. Ah, les di a mis compis de Punto y Seguido las tarjetitas que me dio Cristina de Lula y le encantaron para separadores!! Pero me quede sin ninguna para mi, si cambia de local y no les vale las que tiene hechas, me pido otras poquitas!!

    besin

  5. Una que yo me sé dijo...

    Seguramente se cambien sí, así que haré nuevos rótulos y Lulas para el nuevo local, y nuevas tarjetas. Te guardo alguna, tranquila. :)

    Bona nit, que estoy de cocinillas pq es noche de cine en mi casa. Cocino, bebo vino y escucho a Miles Davis. Eso sí, cuando lleguen estaré algo chispilla, me temo...

  6. Elysa dijo...

    Maravillosa elección, Miles Davis...
    Por cierto que plastas, ahora entiendo los precios que cobran algunos diseñadores, con clientes así.
    Qué tengas una buena noche de cine.

  7. Banshee dijo...

    XDDDDD qué risa, por Dios :'D y mira que he vivido la historia con actualizaciones frecuentes, pero este broche final es sublime.

    En cuanto te paguen diles que después de trabajar para ellos has decidido encerrarte en un convento trapense, a ver si lo captan ;).

De todo un poco:

11M 11S A dos metros bajo tierra Abril Rojo Ácido sulfúrico Adrián Lastra alambre Albert Camus Álex de la Iglesia Alta Fidelidad Amélie Nothomb Amor Amy Adams Amy Winehouse Annette Bening Antonio de la Torre Ardiente secreto Arrós Covat Balada triste de trompeta Basado en hechos reales Begginers Beirut Belén Esteban Best-seller Bestiario Billy Idol C3p-WEBO Cajón desastre Cerezos en flor Chirbes Christian Bale cine argentino Cisne negro Cómic Concursos Conversaciones con mi jardinero Crazy Heart cumpleaños Daniel Sánchez Arévalo Darren Aronofsky David O. Russell David Safier David Trueba Dejad de quererme DEP Derrumbe Desorden moral destino dibujines Diseño divagar editorial Península ejercicios El año del desierto El corazón de las tinieblas El corrector El cuarteto de Alejandría El discurso del rey El extranjero El gran Lebowski El hombre de al lado El rey pescador Elvira Lindo En el estanque dorado ensayo esculturas Estupor y temblores Eudora Welty Eventos Ewan McGregor Fahrenheit 451 Fatih Akin Félix Fdez. de Castro Feos atractivos Gabriel García Márquez Gastón Duprat Gerard Depardieu Giorgos Lanthimos Gorazde Zona Protegida Gritar Guerra Bosnia Hachi-ko Hellblazer Hermanos Coen Historias de hospital Hotel Almirante Ian McEwan Iciar Bollaín ilusión J.M.Coetzee James Gray Japón Jaume Balagueró Javier Gurruchaga Javier Tomeo Jay Smith Jean Becker Jeff Bridges Joaquín Phoenix Joe Sacco John Cleese John Cusack John Irving José Luis Cuerda José Saramago Joseph Conrad Juan José Millás Juanjo Sáez Julianne Moore Julio Cortázar Ken Loach Kevin Kline kindle La noche boca arriba La ofensa Lars Von Trier Las alas de la vida Laura y Julio Lawrence Durrell Le Corbusier Les Luthiers Lisa Cholodenko Literatura Lo bueno si breve 2 veces bueno Lo que me queda por vivir Los chicos están bien Los enemigos Luis Tosar magia Maldito karma Margaret Atwood Mariano Cohn Mario Vargas Llosa Mark Ruffalo Mark Wahlberg Marta Rivera de la Cruz Martin Provost Más allá de la vida Melissa Leo Meryl Streep Michael Palin Microrrelato Midnight in Paris Miguel Gallardo Miguel Roig Mis tardes con Margueritte Monty Python Mostar Murakami Música Nabokov Nantes Natalie Portman Neil Gaiman Neologismos Ni de Eva ni de Adán Nick Hornby no sucedió Nobel Nouvelle Vague novela Ohran Pamuk Óscar Wilde Óscars 2011 Pà negre Paolo Giordano pastel de puerros Pastoral americana Paul Auster Pedro Mairal Películas Philip Roth Primos Próxima estación Pudor Que veinte años no es nada Quim Gutiérrez Raúl Arévalo Ray Bradbury realismo mágico REC Recetas recomendaciones Relatos retratos Ricardo Menéndez Salmón Roberto Bolaño robótica Rojo y negro Salvatierra Santiago Roncagliolo Sarajevo Scott Cooper series Seu Jorge Situación hipotética Sophie's choice stands Star Wars Stefan Zweig Stendhal Stephen Frears Stephen King También la lluvia Tan cerca de la vida Terry Gilliam The artist The descendents The fighter The help The Rip Tide tontunas Trabajo Truman Capote versiones vídeos Vincent Cassel Winter's Bone Woody Allen Yolande Moreau

^.^