20110325

Mi primer relato, chispas.

with 9 amiguetes que comentan.
Existe una diferencia abismal entre hacer limpieza de libros en tu casa, o hacerla en casa de tus padres. Cuando repasas los libros de tu casa para ver qué retiras, sueles mandar al garete esas novelas que te regalan aquellos que saben que lees pero que no te conocen en absoluto, o también esas novelas que de vez en cuando lees aunque seas consciente de que son un poco truñaco (no pondré ejemplos para no herir sensibilidades, pero vamos, que me refiero a BridgetsJones y bazofias similares. Uy, ya lo he dicho.)

Es infinitamente mejor echar un cable a tus padres y ayudarles a retirar libros en su casa. Más que nada porque, aunque se te olvide a veces, una vez tú fuíste un crío allí mismo, y aprendiste a dibujar, a leer, a pintar, etc.
Así que han ido reapareciendo estos días libros hechos polvo de Roald Dahl, de Michael Ende, de... ¡¡Gloria Fuertes!! Y, de repente, ha aparecido un libro que creía perdido. Un libro de poemas de García Lorca con páginas en blanco donde aquí una servidora escribió sus primeros ¿relatos?. No sabía si echarme a reir o a llorar. A llorar por la letra infantil y temblorosa, y esos 7 añitos de enana en los que por lo visto ya quería contar mis tontunas. A reir porque no sé por qué leches me dió por buscarme un seudónimo, y mucho menos uno tan tonto... ¿Lina???

Cuelgo ahí la portada del libro, y un par de mis primeros relatos, chispas.





9 amiguetes que comentan.:

  1. Ximens dijo...

    María, que envidia me das. Ese libro, tu primer libro de relatos, debes conservarlo pues no solo te lleva a tu niñez, nos lleva a la de todos. Gracias por compartirlo. Además, hoy en día que solo escribimos en ordenador no queda rastro de los manuscritos.
    ¿Te habrás dado cuenta que no se necesitan grandes novelas para contar historias?

  2. Elysa dijo...

    Gracias por compartirlo. Por ahí tengo yo pequeñas libretas con cuentos que me daba por escribir allá por los sesenta y algo, ¡madre mía!. Era de trágico... cuestan leer, no soy capaz de reconocer la letra aunque sí a la escribidora.

    Besos.

  3. L.P dijo...

    María, me emociona que compartas ese libro con nosotros, ver tus primeras huellas como escritora.
    Antes se guardaban cosas, ahora la falta de espacio hace que todo se recicle.
    No sabes lo que me entra cuando encuentro entre la página de algún libro un dibujo de mis hijas o un relato de mi padre.
    Me alegra que tu madre conservara ese libro.

    Besines
    L;)

  4. Zaraceno dijo...
    Este comentario ha sido eliminado por el autor.
  5. Zaraceno dijo...

    Me llama la atención que desde tan joven ya tubieras bien definida tu vocación. Esos relatos son un tesoro invaluable y ahora se desplazan por internet para el asombro (o la envidia) de los que te conocemos. Se agradece que los compartas.
    Un abrazo.

  6. Banshee dijo...

    xDDDDDD absolutamente impagables!!!!

  7. Gacela dijo...

    ¡Qué suerte! De pequenya yo también solía escribir (creo que más que ahora, jejeje), pero entre mudanzas y traspapeleos, he perdido casi todo. Me hubiera gustado releerme tantos anyos después, igual que me ha gustado descubrir tu primer libro de relatos (chispas!).

  8. Pedro Sánchez Negreira dijo...

    ¡Que bonito, Rasta! ¡Qué tesoro tienes!

    En mi caso, después de tres cambios de continente y un divorcio del que salí casi con lo puesto, no tengo nada que me una a mi niñez.

    Hace unos meses, cuando Paula me trajo mis boletines de notas del colegio y del instituto, me cayeron las lágrimas. Entre otras cosas porque Pau ya sabía la verdad de que tal alumno había sido su padre.

    Un abrazo.

    PD: ¿como fue el cuento al concurso?

  9. Una que yo me sé dijo...

    Rafa, no sé yo si mi vocación era esa. Han pasado 31 años desde ese librito y aún no lo tengo claro. :)

    Banshee XDDD ya te enseñaré el resto de relatos, que no tienen desperdicio jojojo. Hay uno de unas princesas que van de paisanas XDD

    Gacela, nunca se sabe, yo daba todas estas cosas por perdidas y han aparecido haciendo limpieza a fondo.

    Como diría Penélope o Wilma: Pedroooooooooooo! XD Bueno, recordar la infancia aunque no se tengan pruebas de que se estuvo allí, también tiene su gracia. No me dió tiempo a terminar el relato, se me está complicando un poco-demasiado la existencia :/
    Besos!

    Ximens, Elysa, Loli, besos mil.

De todo un poco:

11M 11S A dos metros bajo tierra Abril Rojo Ácido sulfúrico Adrián Lastra alambre Albert Camus Álex de la Iglesia Alta Fidelidad Amélie Nothomb Amor Amy Adams Amy Winehouse Annette Bening Antonio de la Torre Ardiente secreto Arrós Covat Balada triste de trompeta Basado en hechos reales Begginers Beirut Belén Esteban Best-seller Bestiario Billy Idol C3p-WEBO Cajón desastre Cerezos en flor Chirbes Christian Bale cine argentino Cisne negro Cómic Concursos Conversaciones con mi jardinero Crazy Heart cumpleaños Daniel Sánchez Arévalo Darren Aronofsky David O. Russell David Safier David Trueba Dejad de quererme DEP Derrumbe Desorden moral destino dibujines Diseño divagar editorial Península ejercicios El año del desierto El corazón de las tinieblas El corrector El cuarteto de Alejandría El discurso del rey El extranjero El gran Lebowski El hombre de al lado El rey pescador Elvira Lindo En el estanque dorado ensayo esculturas Estupor y temblores Eudora Welty Eventos Ewan McGregor Fahrenheit 451 Fatih Akin Félix Fdez. de Castro Feos atractivos Gabriel García Márquez Gastón Duprat Gerard Depardieu Giorgos Lanthimos Gorazde Zona Protegida Gritar Guerra Bosnia Hachi-ko Hellblazer Hermanos Coen Historias de hospital Hotel Almirante Ian McEwan Iciar Bollaín ilusión J.M.Coetzee James Gray Japón Jaume Balagueró Javier Gurruchaga Javier Tomeo Jay Smith Jean Becker Jeff Bridges Joaquín Phoenix Joe Sacco John Cleese John Cusack John Irving José Luis Cuerda José Saramago Joseph Conrad Juan José Millás Juanjo Sáez Julianne Moore Julio Cortázar Ken Loach Kevin Kline kindle La noche boca arriba La ofensa Lars Von Trier Las alas de la vida Laura y Julio Lawrence Durrell Le Corbusier Les Luthiers Lisa Cholodenko Literatura Lo bueno si breve 2 veces bueno Lo que me queda por vivir Los chicos están bien Los enemigos Luis Tosar magia Maldito karma Margaret Atwood Mariano Cohn Mario Vargas Llosa Mark Ruffalo Mark Wahlberg Marta Rivera de la Cruz Martin Provost Más allá de la vida Melissa Leo Meryl Streep Michael Palin Microrrelato Midnight in Paris Miguel Gallardo Miguel Roig Mis tardes con Margueritte Monty Python Mostar Murakami Música Nabokov Nantes Natalie Portman Neil Gaiman Neologismos Ni de Eva ni de Adán Nick Hornby no sucedió Nobel Nouvelle Vague novela Ohran Pamuk Óscar Wilde Óscars 2011 Pà negre Paolo Giordano pastel de puerros Pastoral americana Paul Auster Pedro Mairal Películas Philip Roth Primos Próxima estación Pudor Que veinte años no es nada Quim Gutiérrez Raúl Arévalo Ray Bradbury realismo mágico REC Recetas recomendaciones Relatos retratos Ricardo Menéndez Salmón Roberto Bolaño robótica Rojo y negro Salvatierra Santiago Roncagliolo Sarajevo Scott Cooper series Seu Jorge Situación hipotética Sophie's choice stands Star Wars Stefan Zweig Stendhal Stephen Frears Stephen King También la lluvia Tan cerca de la vida Terry Gilliam The artist The descendents The fighter The help The Rip Tide tontunas Trabajo Truman Capote versiones vídeos Vincent Cassel Winter's Bone Woody Allen Yolande Moreau

^.^