20110606

Leer y acariciar.

with 6 amiguetes que comentan.

Ya lo he dicho alguna vez: leer es para mí un vicio. Y como todo vicio, es placentero, no se puede dejar y encima tiene una ventaja: no es nocivo (bueno, según qué lecturas sí pueden serlo, pero esa es otra historia y debe ser tratada en otra ocasión).
En estos tiempos que corren, tan cuesta arriba para todos y tan escarpados ya para mí en todo y sobre todo en lo que más me importa, lo personal, he descubierto otro modo de leer que no había experimentado nunca: leer para otra persona.
Leer en voz alta para alguien que, habiendo leído mucho, en estos momentos no puede, y comprobar empírica y exactamente los beneficios de ello observando un monitor que te informa de las constantes vitales del que te escucha, ha sido un descubrimiento genial.
La ficción te evade de tus problemas, te hace vivir otros que no son tuyos, y le da descanso a tu cerebro por más asustado que esté. Te acaricia el corazón y convierte la taquicardia en simple latido, te llena la sangre de oxígeno , te rebaja la fiebre y te anula infecciones a golpe de capítulo.
La lectura y las caricias, claro.
Hemos sido un par de bichos raros, pero ha merecido la pena. En el resto de boxes de UCI los parientes se sentaban en una silla a dos metros de la cama y se perdían en el límite del suelo de granito gris. En nuestro box yo ocupaba una escalera baja que pegaba a la cama, y mientras con la mano izquierda acariciaba el brazo derecho de mi madre, con la derecha cogía como podía la novela que ella había dejado en casa a medio leer. Como no me sale rezar porque soy un poco atea, y ahora ya sé a ciencia cierta que nunca me saldrá, sólo se me ocurrió leer. Y aunque la novela me ha parecido bastante mala, siempre le agradeceré a María Dueñas que nos haya hecho pasar éste duro trago de forma más o menos llevadera.
No le deseo a nadie que lea esto (ni a nadie, en general) que pase por un hachazo como el que nos dio la vida hace un mes, pero, si ocurre... sólo tengo dos consejos: Leedles y acariciadles.
A ella tampoco le ha gustado la novela, así que veo que aunque su intestino no esté intacto, su criterio sí XD.

6 amiguetes que comentan.:

  1. L.P dijo...

    Tenerte a su lado, escuchar tu voz, da igual la novela, ratifico tus palabras:
    "La ficción te evade de tus problemas, te hace vivir otros que no son tuyos, y le da descanso a tu cerebro por más asustado que esté. Te acaricia el corazón y convierte la taquicardia en simple latido, te llena la sangre de oxígeno , te rebaja la fiebre y te anula infecciones a golpe de capítulo"

    Lo más curativo de esa lectura es que hayas sido tu, tu compañía y tu voz.

    Millones de abrazos para las dos.

  2. Elysa dijo...

    Es cierto María, caricias y lecturas, no sabes todos los recuerdos que me has traído con tus palabras. Si puedo añadir algo, leer me ha servido para agarrarme a la cordura y literalmente me ha salvado la vida.
    Pongo mi mano izquierda sobre la tuya y con la derecha te ayudo a pasar la página.
    Muchos besos para las dos de parte de los tres de esta casa.

  3. Pedro Sánchez Negreira dijo...

    Yo solo puedo decirte que quiero que me quieran así, como quieres tu, y que si han de rezar por mí, lo hagan exactamente de esa forma, por mala que sea la novela.

    Un abrazo.

  4. Una que yo me sé dijo...

    Gracias, chicos. Si algún día tengo ganas intentaré escribir sobre cosas tremendas que han sucedido estos días. No sé.

    En cualquier caso, en futuros relatos seguro que acabará apareciendo todo.

    Besos, guapos.

  5. Ximens dijo...

    ¿Leer bajo el agua? Sí. Lágrimas en mis ojos, María. No me cabe la menor duda de que tu madre te ha seguido, aunque no vocalizaras. Quizás tú ya no te acuerdas, pero durante nueve meses estuviste dentro de ella, sintió cada uno de tus latidos. Ahora, con tu mano como cordón umbilical te siente igualmente, y sabe perfectamente los que tu corazón lee. Besos y espero que en esta semana de retraso que llevo en los comentarios haya mejorado.
    Tu familia en Vallekas.

  6. Una que yo me sé dijo...

    Gracias, Javier. :)

    Ahí andamos, poco a poco. Es cierto que funciona. Tocar y hablar, funciona. Ese cordón umbilical a la inversa que dices fue el puente que le hizo saber dónde y cómo estaba, pese a la sedación. Afortunadamente ahora me lo puede contar.

    Besos, familia :)

De todo un poco:

11M 11S A dos metros bajo tierra Abril Rojo Ácido sulfúrico Adrián Lastra alambre Albert Camus Álex de la Iglesia Alta Fidelidad Amélie Nothomb Amor Amy Adams Amy Winehouse Annette Bening Antonio de la Torre Ardiente secreto Arrós Covat Balada triste de trompeta Basado en hechos reales Begginers Beirut Belén Esteban Best-seller Bestiario Billy Idol C3p-WEBO Cajón desastre Cerezos en flor Chirbes Christian Bale cine argentino Cisne negro Cómic Concursos Conversaciones con mi jardinero Crazy Heart cumpleaños Daniel Sánchez Arévalo Darren Aronofsky David O. Russell David Safier David Trueba Dejad de quererme DEP Derrumbe Desorden moral destino dibujines Diseño divagar editorial Península ejercicios El año del desierto El corazón de las tinieblas El corrector El cuarteto de Alejandría El discurso del rey El extranjero El gran Lebowski El hombre de al lado El rey pescador Elvira Lindo En el estanque dorado ensayo esculturas Estupor y temblores Eudora Welty Eventos Ewan McGregor Fahrenheit 451 Fatih Akin Félix Fdez. de Castro Feos atractivos Gabriel García Márquez Gastón Duprat Gerard Depardieu Giorgos Lanthimos Gorazde Zona Protegida Gritar Guerra Bosnia Hachi-ko Hellblazer Hermanos Coen Historias de hospital Hotel Almirante Ian McEwan Iciar Bollaín ilusión J.M.Coetzee James Gray Japón Jaume Balagueró Javier Gurruchaga Javier Tomeo Jay Smith Jean Becker Jeff Bridges Joaquín Phoenix Joe Sacco John Cleese John Cusack John Irving José Luis Cuerda José Saramago Joseph Conrad Juan José Millás Juanjo Sáez Julianne Moore Julio Cortázar Ken Loach Kevin Kline kindle La noche boca arriba La ofensa Lars Von Trier Las alas de la vida Laura y Julio Lawrence Durrell Le Corbusier Les Luthiers Lisa Cholodenko Literatura Lo bueno si breve 2 veces bueno Lo que me queda por vivir Los chicos están bien Los enemigos Luis Tosar magia Maldito karma Margaret Atwood Mariano Cohn Mario Vargas Llosa Mark Ruffalo Mark Wahlberg Marta Rivera de la Cruz Martin Provost Más allá de la vida Melissa Leo Meryl Streep Michael Palin Microrrelato Midnight in Paris Miguel Gallardo Miguel Roig Mis tardes con Margueritte Monty Python Mostar Murakami Música Nabokov Nantes Natalie Portman Neil Gaiman Neologismos Ni de Eva ni de Adán Nick Hornby no sucedió Nobel Nouvelle Vague novela Ohran Pamuk Óscar Wilde Óscars 2011 Pà negre Paolo Giordano pastel de puerros Pastoral americana Paul Auster Pedro Mairal Películas Philip Roth Primos Próxima estación Pudor Que veinte años no es nada Quim Gutiérrez Raúl Arévalo Ray Bradbury realismo mágico REC Recetas recomendaciones Relatos retratos Ricardo Menéndez Salmón Roberto Bolaño robótica Rojo y negro Salvatierra Santiago Roncagliolo Sarajevo Scott Cooper series Seu Jorge Situación hipotética Sophie's choice stands Star Wars Stefan Zweig Stendhal Stephen Frears Stephen King También la lluvia Tan cerca de la vida Terry Gilliam The artist The descendents The fighter The help The Rip Tide tontunas Trabajo Truman Capote versiones vídeos Vincent Cassel Winter's Bone Woody Allen Yolande Moreau

^.^