20080219

Es más fácil comprar unas botas.

with 3 amiguetes que comentan.
Hace unos días hablaba con B. de lo difícil que es encontrar gente más o menos afín a uno, en estos tiempos que corren. Y ojo que con “afín” ni siquiera queríamos decir gente con nuestros mismos intereses, inquietudes, ni gustos… hablábamos simplemente de empatía.

Es como cuando llega el invierno y necesitas ir a comprar unas botas (se nos fue la olla por ahí, qué le vamos a hacer). Necesitas unas botas nuevas y las quieres normales. Claro… tampoco te paras a definir qué es normal, pero el caso es que en tu primer vistazo a escaparates sólo ves botas con una puntera que ni que fuera un estilete… luego tacones, tacones y más tacones. Después ahondas más y encuentras botas blancas brillantes con lunares negros, o verdes fosforito con flores fucsias… Y tú empiezas a intuir que no vas a encontrar unas botas que no tengan nada de nada. Normales. NOR-MA-LES.

Pero de repente te encuentras unas botas así… de piel, negras, con cremallera, sin tacón, sin puntera. Mondas y lirondas. Y entonces te das cuenta de que tampoco es eso lo que buscabas… De repente te das cuenta de que parecen las botas de un jockey del hipódromo, o de un oficial de las SS. Son demasiado normales, quizá.


Vale, a ti te gustan un pelín más bastas… sin llegar a ser militares.


Y bien, llegados a este punto de esta reflexión idiota, a uno le quedan dos caminos:

1. Extrapolar todo esto al hecho de encontrar o no encontrar gente “normal” y plantearse uno qué leches significa eso... Volverse uno loco cavilando y deprimirse un poco.

2. Comprarse uno cada invierno las mismas botas de 10 euros que venden en una tienda al por mayor al lado de casa del hermano.


Son de muy mala calidad, vale, pero diez euros por invierno a mi no me parece tanto.

3 amiguetes que comentan.:

  1. Timeshock dijo...

    Muy identificado con lo de las botas y con lo de la normalidad. ¿Qué es normal? Al final acabamos quedándonos con una anormalidad manejable que al menos nos salga barata, algo así como 10€.

    Que pequeño sale lo de los comentarios, me ha costado pillarlo para poder escribirte.

    Una pregunta de tu antigua profesión ¿Silestone o granito?

    Besos.

    PD: He conocido a Ana, la hija de Maribel. Dormida es muy mona.

    PD2: Lo de la música, a pesar del play me hace sentirme más cerca de ti al leerte.

  2. Yo dijo...

    :)

    Pues iré cambiando o ampliando la lista musical, aunque no me gusta cómo aparece y eso no puedo variarlo. Lo de los comentarios es muy peque, sí, lo ampliaré.

    En cuanto a mi antigua profesión (que es por cierto es la misma que la actual, por desgracia)... yo siempre recomendaba y solían hacerme caso...Silestone. Se supone que es artificial ya que no sale así de la cantera... por tanto no hay vetas naturales etc. Pero claro... una veta no deja de ser una grieta, y el granito al ser natural es más poroso y delicado.
    El Silestone es una mezcla de diferentes "piedras", mezcladas con resinas y colorantes... mucho más duro pues, menos poroso por lo tanto, y se supone que no se raya (aunque eso no es del todo cierto).

    En cuanto a colores los hay que imitan el granito (creo que a día de hoy bastante bien), pero en general son más homogéneos, y de hecho hay colores totalmente antinaturales y lisos, apenas se ve el grano(en los baños queda de puta madre... en las cocinas...cuestión de atreverse), como amarillo pollo o rojo passsión.

    ¿Es para Merçé?

    No sé... para los que aman los elementos, son hippies, románticos y poco prácticos: Granito.

    Para todos los demás... Mastercard... digoooo.... Silestone.

    Eso sí, barato no es.

    Y si quien te lo haya preguntado está forrada o forrado..... que ponga Corian.

    Un besín profesional XD.

    PD: A ver si llamo a Maribel, joder...

  3. Yo dijo...

    http://www.silestone.com/

De todo un poco:

11M 11S A dos metros bajo tierra Abril Rojo Ácido sulfúrico Adrián Lastra alambre Albert Camus Álex de la Iglesia Alta Fidelidad Amélie Nothomb Amor Amy Adams Amy Winehouse Annette Bening Antonio de la Torre Ardiente secreto Arrós Covat Balada triste de trompeta Basado en hechos reales Begginers Beirut Belén Esteban Best-seller Bestiario Billy Idol C3p-WEBO Cajón desastre Cerezos en flor Chirbes Christian Bale cine argentino Cisne negro Cómic Concursos Conversaciones con mi jardinero Crazy Heart cumpleaños Daniel Sánchez Arévalo Darren Aronofsky David O. Russell David Safier David Trueba Dejad de quererme DEP Derrumbe Desorden moral destino dibujines Diseño divagar editorial Península ejercicios El año del desierto El corazón de las tinieblas El corrector El cuarteto de Alejandría El discurso del rey El extranjero El gran Lebowski El hombre de al lado El rey pescador Elvira Lindo En el estanque dorado ensayo esculturas Estupor y temblores Eudora Welty Eventos Ewan McGregor Fahrenheit 451 Fatih Akin Félix Fdez. de Castro Feos atractivos Gabriel García Márquez Gastón Duprat Gerard Depardieu Giorgos Lanthimos Gorazde Zona Protegida Gritar Guerra Bosnia Hachi-ko Hellblazer Hermanos Coen Historias de hospital Hotel Almirante Ian McEwan Iciar Bollaín ilusión J.M.Coetzee James Gray Japón Jaume Balagueró Javier Gurruchaga Javier Tomeo Jay Smith Jean Becker Jeff Bridges Joaquín Phoenix Joe Sacco John Cleese John Cusack John Irving José Luis Cuerda José Saramago Joseph Conrad Juan José Millás Juanjo Sáez Julianne Moore Julio Cortázar Ken Loach Kevin Kline kindle La noche boca arriba La ofensa Lars Von Trier Las alas de la vida Laura y Julio Lawrence Durrell Le Corbusier Les Luthiers Lisa Cholodenko Literatura Lo bueno si breve 2 veces bueno Lo que me queda por vivir Los chicos están bien Los enemigos Luis Tosar magia Maldito karma Margaret Atwood Mariano Cohn Mario Vargas Llosa Mark Ruffalo Mark Wahlberg Marta Rivera de la Cruz Martin Provost Más allá de la vida Melissa Leo Meryl Streep Michael Palin Microrrelato Midnight in Paris Miguel Gallardo Miguel Roig Mis tardes con Margueritte Monty Python Mostar Murakami Música Nabokov Nantes Natalie Portman Neil Gaiman Neologismos Ni de Eva ni de Adán Nick Hornby no sucedió Nobel Nouvelle Vague novela Ohran Pamuk Óscar Wilde Óscars 2011 Pà negre Paolo Giordano pastel de puerros Pastoral americana Paul Auster Pedro Mairal Películas Philip Roth Primos Próxima estación Pudor Que veinte años no es nada Quim Gutiérrez Raúl Arévalo Ray Bradbury realismo mágico REC Recetas recomendaciones Relatos retratos Ricardo Menéndez Salmón Roberto Bolaño robótica Rojo y negro Salvatierra Santiago Roncagliolo Sarajevo Scott Cooper series Seu Jorge Situación hipotética Sophie's choice stands Star Wars Stefan Zweig Stendhal Stephen Frears Stephen King También la lluvia Tan cerca de la vida Terry Gilliam The artist The descendents The fighter The help The Rip Tide tontunas Trabajo Truman Capote versiones vídeos Vincent Cassel Winter's Bone Woody Allen Yolande Moreau

^.^