20110321

No falla.

with 4 amiguetes que comentan.
No falla. Esto es como cuando sufres una ruptura sentimental: de repente los anuncios de televisión te venderán de todo mediante historias de amor y hasta aquellos que te ofrecen muebles de nombres imposibles como Ektorp, Brimnes, Aspelund o Berlevåg, se amarán orgásmicamente tras lo que seguramente sea un arranque eufórico después de conseguir montar el mueble en cuestión. Las canciones que se cruzarán accidentalmente en tu camino siempre serán baladas, boleros, tangos o pasteladas pop, y absolutamente todo lo accidental será entendido al instante como recuerdos del susodicho/icha que haya tenido la poca vergüenza de partirte el corazón.

Pues igual, pero con la comida. Según te pongas a dieta te pasarán varias cosas: Harás zapping y todo serán programas de cocina, te llamará un amigo para contarte lo que está comprando para la cena que va a preparar a 600 kilómetros de donde estás tú, te preguntará alguien cómo haces ese flan de queso pasiego taaaan diétetico, saldrás de caminata y cada vez que te fijes en un escaparate al azar será, sin duda, una pastelería. Entonces te pondrás a leer y escogerás una novela algo más suave que la que acabas de terminar, y decidirás irte de nuevo hacia Ribanova, a ver qué se cuece (y nunca mejor dicho) en el “Hotel Almirante” en esos días previos a Navidad. Y según empieces te enterarás de que una desconocida se ha suicidado en el hotel y ha dejado una nota misteriosa, y sabrás que el edificio es el motivo por el que se pelean durante generaciones dos familias: Los Aldao y las Leal. Y sabrás que el Hotel fue un palacete de la familia Aldao que heredó Rosa Leal al casarse con uno de ellos y que, al enviudar pronto, convirtió el edificio en un hotel y en un gran restaurante.

Las hermanas Leal cocinarán y convertirán el Hotel Almirante en un lugar de parada obligada en toda ruta gastronómica que se precie, y para demostrarle esto al lector se servirán innumerables recetas que leerás, babeante, en tus horas de agonía entre la comida y la cena. Y para terminar esta bonita historia que te habrá dejado buen sabor de boca a 0 calorías, apuntarás todas las recetas y te propondrás cocinarlas cuando hayas perdido diez kilitos de nada.

Coñas aparte, me ha gustado la novela y lo he pasado bien leyéndola. Es una novela que cruje como cuando pisas la nieve, huele a merienda de chocolate caliente con tostadas y suena a murmullo de cafetería amortiguado por la nieve. Además, viajar a Ribanova por tercera vez ha sido un gran placer, y ya me siento como en casa.

4 amiguetes que comentan.:

  1. Ximens dijo...

    María: progresas adecuadamente.
    Empieza a ser una maravilla leer tus reseñas.
    Otra novela que me comeré.
    Un beso, de postre

  2. Una que yo me sé dijo...

    Ximens :)

    Es un horror leer sobre comida. Si encima es un buen escritor, acabas oliendo todo, salivando y, en definitiva, sufriendo XD

    Besos mil.

  3. guille dijo...

    Es cierto que ocurre.

    Tienes una infección en la boca y no puedes comer y las pocas series de televisión que sigues se pasan la semana con charlas en restaurantes.

    Veo que te entusiasmas con las lecturas y tienes la capacidad de trasmitirlo.

  4. Elysa dijo...

    ¡Venga otra más para el saco! Haz el favor de no entusiasmarme tanto...

    Besotes.

De todo un poco:

11M 11S A dos metros bajo tierra Abril Rojo Ácido sulfúrico Adrián Lastra alambre Albert Camus Álex de la Iglesia Alta Fidelidad Amélie Nothomb Amor Amy Adams Amy Winehouse Annette Bening Antonio de la Torre Ardiente secreto Arrós Covat Balada triste de trompeta Basado en hechos reales Begginers Beirut Belén Esteban Best-seller Bestiario Billy Idol C3p-WEBO Cajón desastre Cerezos en flor Chirbes Christian Bale cine argentino Cisne negro Cómic Concursos Conversaciones con mi jardinero Crazy Heart cumpleaños Daniel Sánchez Arévalo Darren Aronofsky David O. Russell David Safier David Trueba Dejad de quererme DEP Derrumbe Desorden moral destino dibujines Diseño divagar editorial Península ejercicios El año del desierto El corazón de las tinieblas El corrector El cuarteto de Alejandría El discurso del rey El extranjero El gran Lebowski El hombre de al lado El rey pescador Elvira Lindo En el estanque dorado ensayo esculturas Estupor y temblores Eudora Welty Eventos Ewan McGregor Fahrenheit 451 Fatih Akin Félix Fdez. de Castro Feos atractivos Gabriel García Márquez Gastón Duprat Gerard Depardieu Giorgos Lanthimos Gorazde Zona Protegida Gritar Guerra Bosnia Hachi-ko Hellblazer Hermanos Coen Historias de hospital Hotel Almirante Ian McEwan Iciar Bollaín ilusión J.M.Coetzee James Gray Japón Jaume Balagueró Javier Gurruchaga Javier Tomeo Jay Smith Jean Becker Jeff Bridges Joaquín Phoenix Joe Sacco John Cleese John Cusack John Irving José Luis Cuerda José Saramago Joseph Conrad Juan José Millás Juanjo Sáez Julianne Moore Julio Cortázar Ken Loach Kevin Kline kindle La noche boca arriba La ofensa Lars Von Trier Las alas de la vida Laura y Julio Lawrence Durrell Le Corbusier Les Luthiers Lisa Cholodenko Literatura Lo bueno si breve 2 veces bueno Lo que me queda por vivir Los chicos están bien Los enemigos Luis Tosar magia Maldito karma Margaret Atwood Mariano Cohn Mario Vargas Llosa Mark Ruffalo Mark Wahlberg Marta Rivera de la Cruz Martin Provost Más allá de la vida Melissa Leo Meryl Streep Michael Palin Microrrelato Midnight in Paris Miguel Gallardo Miguel Roig Mis tardes con Margueritte Monty Python Mostar Murakami Música Nabokov Nantes Natalie Portman Neil Gaiman Neologismos Ni de Eva ni de Adán Nick Hornby no sucedió Nobel Nouvelle Vague novela Ohran Pamuk Óscar Wilde Óscars 2011 Pà negre Paolo Giordano pastel de puerros Pastoral americana Paul Auster Pedro Mairal Películas Philip Roth Primos Próxima estación Pudor Que veinte años no es nada Quim Gutiérrez Raúl Arévalo Ray Bradbury realismo mágico REC Recetas recomendaciones Relatos retratos Ricardo Menéndez Salmón Roberto Bolaño robótica Rojo y negro Salvatierra Santiago Roncagliolo Sarajevo Scott Cooper series Seu Jorge Situación hipotética Sophie's choice stands Star Wars Stefan Zweig Stendhal Stephen Frears Stephen King También la lluvia Tan cerca de la vida Terry Gilliam The artist The descendents The fighter The help The Rip Tide tontunas Trabajo Truman Capote versiones vídeos Vincent Cassel Winter's Bone Woody Allen Yolande Moreau

^.^