20101117

Fiebre.

with 9 amiguetes que comentan.
Tengo fiebre. Tengo fiebre y X. ha planteado un binomio fantástico para el que sólo se me ocurren historias escatológicas. Propone “Lunación” y “deponer” y claro… a mí se me ocurre empezar a relatar una historia de alguien que sólo consigue evacuar cada 28 días. De ocho acepciones que tiene el verbo la que más me gusta es la octava, parece ser. Mejor lo dejo.
Lo dejo y sigo con el logotipo interminable. Eso está bien, porque esto por lo menos me dará dinero. Parece que está claro, es posible que tras dos semanas de indecisiones el cliente ya no me pida más cambios. Pero da igual, no puedo seguir… No sé qué papel quiere usar para la tarjeta, y ese color variará todo. Se lo explico. No me entiende. Le pido los textos, no los tiene. Se me agota la paciencia. Tengo fiebre y no me entiendo con alguien que habla castellano, es genial. ¿Seré yo? ¿Será ella? Sé que es ella porque llevo dos semanas con esto y sin fiebre, y ya no entendía nada. Siempre es más sano pensar que es el otro el que tiene un problema en la cabeza. La cosa más o menos queda así (de momento, ojo):

logo ok ok

El teléfono no funciona, faltan pilas. Bajo a comprarlas al chino de enfrente. Unas pilas, por favor. “¿Tlipe A?”. Tliple A, sí, gracias. “Tles cualenta”. Joder, qué caras.
Las pongo, llamo, funciona. Menos mal, algo que sale bien.
Leo un rato, no me entero, tengo frío salvo en los ojos, que están ardiendo.
Me pongo a pintar. A pintar yo, que no sé. El dibujo no estaba mal, pero a medida que voy pintando, voy “deponiéndolo”. Es un regalo de Navidad para mi hermano, su mujer y sus hijos. A medida que pinto veo que mi hermano se parece a alguien, pero no a él. Mi cuñada se parece a su madre. Mi sobrino el mayor parece una niña y mi sobrino el menor (al que menos conozco, obviamente) tiene cierto parecido consigo mismo.
La cosa va así:

prueba_2

Pinto y la cago durante una hora, hasta que de repente oigo algo parecido a… PSSSSSSSSHHHHHHHHH, entre el aparato de música y el teléfono.
“¿Pshhh?”, pienso. Es la fiebre. Tengo alucinaciones auditivas, es eso. Pero el gato está erizado y mira hacia el aparato de música. Parece un pompón de luto, un asterisco felino… y que yo sepa los gatos no tienen fiebre.
Ni caso. Sigo pintando y destrozando el regalo de Navidad. Al final tendré que comprar bufandas y jerseys, Pocoyós y Bobesponjas espantosos, y gastarme el dinero que no tengo como todo hijo de vecino.
Y de repente el teléfono pita. No es una llamada, es un pitido continuo. El gato se convierte de nuevo en un asterisco y yo ya cojo el teléfono entre mis manos, moribundo, sangrando y manchándome de negro con sus líquidos pestilentes. Ha muerto.
Parece ser que ha sido una sobredosis. 1’5 vatios en lugar de 1’2. He pagado por su muerte tles cualenta eulos y mañana me tocará enterrarlo e ir a por otro que me va a costar cualenta y cuatlo eulos mínimo.
Ha sido un día muy raro.
Más me vale echarle la culpa a la fiebre.

9 amiguetes que comentan.:

  1. La reina de la miel dijo...

    Fabuloso, qué texto más bueno, me ha gustado mucho :-), sobre todo la imagen del asterisco felino, me la apropio. También he recordado cuando fui a comprar pilas y al decirle al tipo "Triple A" se estremeció y muy serio me dijo que no, que eso no, así no, que la "Triple A" era el nombre del escuadrón de la muerte de la dictadura argentina :-S

  2. L.P dijo...

    María, sí que te inspira la fiebre XDXDXD!!!

    Lo que más inquietante es ese gato medio brujo que tienes que se estaba percatando de que algo no iba bien. Maremía. Y qué dibujo más chuli. Tu cuñada se parece a Leticia.

    Y el dibujo de la estrella inspira movimiento, es divertido y está muy original ¿qué más quiere?

    Un abrazazo
    L;)

  3. Una que yo me sé dijo...

    Reina, grandioso lo de la Triple A XDDDD

    Ayer, cuando oí el pshhht a mi izquierda, justo me había echado un eferalgan en un vaso por mi lado derecho. Como estoy sorderas del izquierdo, pensé: ha sido el eferalgan. Cierto es que el pánico del gato me acojonó un poco. Pero como recordé que hace años fui como loca por toda la casa porque oía que se escapaba el gas en alguna parte, y resultó que era el vaso efervescente en mi mano lo que hacía que oyese la fuga igual de fuerte en todas partes... ayer no le di importancia al pshttt hasta que fue demasiado tarde :(

    Moraleja: Cuando uno tiene fiebre lo mejor que puede hacer es quedarse en la cama a sudarla. En fin.

  4. Elysa dijo...

    Mira que me suean estos desvaríos, mira que me es familiar escuchar un ruido justo en el lado contrario de donde viene, en fin que estás muy activa a pesar de la fiebre...

  5. La reina de la miel dijo...

    Dios, lo del psshhht efervescente itinerante, no puedo parar de reir xD

  6. Ximens dijo...

    Juro que ayer leí y comenté tu entrada.
    No lo veo, luego mi comentario no gusto al procesador.
    Me acuerdo que me reí mucho, con el gato, con la fiebre.
    Como no estoy seguro de que esto salga, lo dicho a las estrellas, que ellas te lo cuente.
    Veré si puedo seguirte, pues a mi esto de la informática y los blog no se me da bien.
    Javier

  7. Banshee dijo...

    Mira que te dije por activa y por pasiva que si querías que te fuera a comprar algo, que estoy al lado y no me costaba nada, que mi juicio no estaba nublado por la fiebre... y tú nada, empeñada en fundir pequeños electrodomésticos y en dejar a Paco estupefacto con la naturaleza humana... :P

  8. Anónimo dijo...

    Lo hice por tu bien, Javi. Yo con fiebre soy a un más brasas que sin ella XD

    Besos :)

  9. guille dijo...

    Aaaaaaaaah.

    Es un gran regalo.

    Claro que no se si a ella le gustara parecerse a su madre.

    Por cierto ¿a quien se le ocurre ponerle Paco a un gato?

De todo un poco:

11M 11S A dos metros bajo tierra Abril Rojo Ácido sulfúrico Adrián Lastra alambre Albert Camus Álex de la Iglesia Alta Fidelidad Amélie Nothomb Amor Amy Adams Amy Winehouse Annette Bening Antonio de la Torre Ardiente secreto Arrós Covat Balada triste de trompeta Basado en hechos reales Begginers Beirut Belén Esteban Best-seller Bestiario Billy Idol C3p-WEBO Cajón desastre Cerezos en flor Chirbes Christian Bale cine argentino Cisne negro Cómic Concursos Conversaciones con mi jardinero Crazy Heart cumpleaños Daniel Sánchez Arévalo Darren Aronofsky David O. Russell David Safier David Trueba Dejad de quererme DEP Derrumbe Desorden moral destino dibujines Diseño divagar editorial Península ejercicios El año del desierto El corazón de las tinieblas El corrector El cuarteto de Alejandría El discurso del rey El extranjero El gran Lebowski El hombre de al lado El rey pescador Elvira Lindo En el estanque dorado ensayo esculturas Estupor y temblores Eudora Welty Eventos Ewan McGregor Fahrenheit 451 Fatih Akin Félix Fdez. de Castro Feos atractivos Gabriel García Márquez Gastón Duprat Gerard Depardieu Giorgos Lanthimos Gorazde Zona Protegida Gritar Guerra Bosnia Hachi-ko Hellblazer Hermanos Coen Historias de hospital Hotel Almirante Ian McEwan Iciar Bollaín ilusión J.M.Coetzee James Gray Japón Jaume Balagueró Javier Gurruchaga Javier Tomeo Jay Smith Jean Becker Jeff Bridges Joaquín Phoenix Joe Sacco John Cleese John Cusack John Irving José Luis Cuerda José Saramago Joseph Conrad Juan José Millás Juanjo Sáez Julianne Moore Julio Cortázar Ken Loach Kevin Kline kindle La noche boca arriba La ofensa Lars Von Trier Las alas de la vida Laura y Julio Lawrence Durrell Le Corbusier Les Luthiers Lisa Cholodenko Literatura Lo bueno si breve 2 veces bueno Lo que me queda por vivir Los chicos están bien Los enemigos Luis Tosar magia Maldito karma Margaret Atwood Mariano Cohn Mario Vargas Llosa Mark Ruffalo Mark Wahlberg Marta Rivera de la Cruz Martin Provost Más allá de la vida Melissa Leo Meryl Streep Michael Palin Microrrelato Midnight in Paris Miguel Gallardo Miguel Roig Mis tardes con Margueritte Monty Python Mostar Murakami Música Nabokov Nantes Natalie Portman Neil Gaiman Neologismos Ni de Eva ni de Adán Nick Hornby no sucedió Nobel Nouvelle Vague novela Ohran Pamuk Óscar Wilde Óscars 2011 Pà negre Paolo Giordano pastel de puerros Pastoral americana Paul Auster Pedro Mairal Películas Philip Roth Primos Próxima estación Pudor Que veinte años no es nada Quim Gutiérrez Raúl Arévalo Ray Bradbury realismo mágico REC Recetas recomendaciones Relatos retratos Ricardo Menéndez Salmón Roberto Bolaño robótica Rojo y negro Salvatierra Santiago Roncagliolo Sarajevo Scott Cooper series Seu Jorge Situación hipotética Sophie's choice stands Star Wars Stefan Zweig Stendhal Stephen Frears Stephen King También la lluvia Tan cerca de la vida Terry Gilliam The artist The descendents The fighter The help The Rip Tide tontunas Trabajo Truman Capote versiones vídeos Vincent Cassel Winter's Bone Woody Allen Yolande Moreau

^.^